RAUXA

febrero 20, 2010

MIGUEL HERNÁNDEZ.- (Poesía musicalizada)

He recuperado esta entrada que publiqué en “la Comunidad” porqué hoy he leído que este año se cumple el centenario del nacimiento de MIGUEL HERNÁNDEZ, considerado uno de los poetas españoles más relevantes del siglo XX, y que el próximo martes Serrat presentará su segundo dedicado a los poemas del escritor.

Mientras espero a poder oír este nuevo trabajo de “el Nano”, aquí os dejo la selección que hice en su día de los versos de este poeta, musicalizados por diferentes artistas.

MIGUEL HERNÁNDEZ
(Orihuela, 30 octubre 1910 – Alicante, 28 de marzo 1942)


ELEGÍA.-JOAN MANUEL SERRAT

ENLACE GOEAR

En Orihuela, su pueblo y el mio, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, a quien
tanto quería.

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.

Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.

Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
de almendro de nata te requiero,
que tenernos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

LLEGO CON TRES HERIDAS.- JOAN BAEZ

ENLACE GOEAR

Llegó con tres heridas
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

Con tres heridas viene
la de la vida,la del amor,la de la muerte.

Con tres heridas yo
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.

EL NIÑO YUNTERO.-VÍCTOR JARA

ENLACE GOEAR

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatisfecho arado.

Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra,
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepultura.

Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.

Le veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
u declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?

¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros

ANDALUCES DE JAÉN.-PACO IBÁÑEZ

ENLACE GOEAR

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma:
Quien, quien levanto los olivos?

No los levanto la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzo una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén, aceituneros
altivos, decidme en el alma:
Quien, amamanto los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepulto en la pobreza,
que os pisoteo la frente,
que os redujo la cabeza.

Arboles que vuestro afán
consagro al centro del día
eran principio de un pan
que solo el otro comía.

Cuantos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén, aceituneros
altivos, pregunta mi alma:
de quién, de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad del aceite
y sus aromas, indican tu libertad
la libertad de tus lomas.

NANAS DE LA CEBOLLA.-

ALBERTO CORTEZ, JOAN MANUEL SERRAT

ENLACE GOEAR

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.

Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.

Pero tú sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.

Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.

Ríete tanto
que en el alma al oírte,
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.

Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.

Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.

¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.

Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.

¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.

Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.

Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.

No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

Anuncios

7 comentarios »

  1. Nuestro amigo el nano saca este año otro disco de poesia musicalizada de Miguel Hernandez.
    De estas…¿que quieres que te diga? poesia pura…
    besos

    Comentario por lola — febrero 20, 2010 @ 9:01 pm

  2. Y el de Para la Libertad no te gusta??? me encantaaaa…

    Y he de reconocer que cada vez que oigo hablar de Orihuela y de Miguel Hernández recuerdo a lo que me cuenta mi padre de cómo jugaban encima de los sacos de harina de la panadería de mis abuelos. Me los imagino allí en el horno, haciendo el gamberro… riendo inocentes…

    No sé porque lo tengo asociado, pero no lo puedo evitar. Yo también tengo ganas de escuchar el nuevo disco de Serrat.

    Comentario por Nynaeve — febrero 20, 2010 @ 10:31 pm

  3. El Niño Yuntero tan bonito como triste “Mientras nosotros éramos desterrados de la alegría, de los juegos y las fiestas, de la hermosura de vivir limpios y satisfechos; mientras nos comían el calor y el frío, los hijos de los ricos, por muy dignos de cuidar cerdos que fueran, gozaban de todo y sólo para ellos se abrían las aulas…”. Gracias Cris, un beso.

    Comentario por Gales — febrero 21, 2010 @ 2:54 pm

  4. Lola, ayer “el País” nos ofreció la posibilidad de escuchar fragmentos de las canciones del nuevo disco, parece que promete y, si no lo entendí mal, mañana martes lo presenta oficialmente y sale al mercado. Estaré al loro !!!
    Un beso !!

    Comentario por rauxa — febrero 22, 2010 @ 9:08 am

  5. Nyna, por su puesto que me gusta, es como un himno. Una vez se la escuché en directo y fue una experiencia muy bonita.
    Tu referencia al horno de tus abuelos me ha recordado el aroma del pan recién hecho… que gozada!!

    Con el nuevo disco habrá una segunda parte de esta entrada, un petó !!

    Comentario por rauxa — febrero 22, 2010 @ 9:12 am

  6. Precioso fragmento, Gales. Te dejo este para complementarlo, un beso !!

    “Han pasado mis ojos por los pueblos de España: ¿qué han visto? Junto a los hombres tristes y gastados de trabajar y mal comer, los niños yunteros, mineros, herreros, albañiles, ferozmente contagiados por el gesto de sus padres: los niños con cara de ancianos y ojos de desgracia.”

    Comentario por rauxa — febrero 22, 2010 @ 9:17 am

  7. Buen post, iremos a por él de vez en cuando a escuchar y sentir el alma del poeta.

    Comentario por Xarbet — febrero 22, 2010 @ 7:52 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: